El legado patrimonial de influencia Cornish en Pachuca y Real del Monte, Hidalgo

Belem Oviedo Gámez[1]

“La arquitectura es el testigo insobornable de la historia, porque no se puede hablar de un gran edificio sin reconocer en él el testigo de una época, su cultura, su sociedad, sus intenciones…” Octavio Paz

1 - Mina de Acosta MAHB 2

Mina Acosta, museo de sitio, 2010
Real del Monte, Hgo.
Marco Antonio Hernández Badillo

Desde la época novohispana las minas de Real del Monte y Pachuca representaron la vida de la población. Su cierre significaba abandono y decadencia; su bonanza, vida. La llegada de la Compañía de Aventureros Ingleses esperanzó a los habitantes de Real del Monte que veían languidecer su pueblo. El Real renació. Casas de máquinas y calderas, horcas de madera y chimeneas humeantes transformaron el paisaje. Al principio, el estruendo de las calderas de vapor y el humo de las chimeneas desconcertaron y asustaron; después, dieron seguridad.

La firma inglesa se concentró en las minas Dolores, Guadalupe, Santa Teresa, Santa Brígida y San Cayetano, en Real del Monte. Posteriormente, fueron los empresarios mexicanos quienes trabajaron a gran escala las minas de Pachuca, con el apoyo de las máquinas de vapor Cornish: la mina Rosario en Pachuca, con más de cinco casas de máquinas, fue sinónimo de riqueza y continuidad productiva en los años sesentas del siglo XIX.

Construcciones arquitectónicas decimonónicas, testimonio de la avanzada tecnología inglesa, continúan de pie. Su reutilización en el siglo XXI, las convierte en sitios de enseñanza y cultura. San Cayetano es hoy sede del Instituto de Artes de la universidad estatal; Dolores será transformada en museo de sitio y talleres de diseño y artesanías por el Archivo Histórico y Museo de Minería, A. C. El edificio que albergó las oficinas de la Compañía de Aventureros, en Pachuca, aloja una escuela primaria.

2-mina-dolores-mahb

Mina Dolores, 2016
Real del Monte, Hgo.
Marco Antonio Hernández Badillo

Si bien la Compañía de Aventureros se retiró en 1849, no así sus trabajadores y empleados. La inmigración Cornish se mantuvo hasta la primera mitad del siglo XX. Tres de las cuatro casas de máquinas Cornish que aun se aprecian, fueron construidas en la segunda mitad del XIX: Acosta, Corteza y San Pedro La Rabia. La mina de Acosta, con vestigios arquitectónicos de los siglos XVIII al XX, fue reconvertida en un museo de sitio en 2001, por el Archivo Histórico y Museo de Minería, A.C.

De esta segunda ola de inmigrantes data uno de los conjuntos arquitectónicos más importantes de la ciudad de Pachuca: la Escuela Metodista, construida en 1877 y el Templo Metodista Episcopal edificado entre 1882 y 1900, que por sus características de construcción constituye el único ejemplo de los estilos románico y neogótico de la capital del estado de Hidalgo.

En 1886, la minería de estaño del condado de Cornwall, en el Reino Unido, entró en franco declive, provocando graves problemas económicos y sociales, y dando inicio al éxodo hacia países con tradición minera. El dinero enviado desde diferente centro mineros del mundo, entre ellos México, apoyó y reforzó la economía del condado inglés, que logró superar la crisis.

3-mina-san-pedro-mahb

Mina San Pedro, 2007
Pachuca, Hgo.
Marco Antonio Hernández Badillo

En 1896, Francisco Rule, empresario minero de gran influencia, mando construir uno de los edificios más emblemáticos de Pachuca. La Casa Rule, como se le conoce, es sede de la Presidencia Municipal de Pachuca, desde 1985.

Esta herencia cultural e industrial Cornish, sumada a las aportaciones tecnológicas, arquitectónicas y culturales de los españoles, mexicanos, alemanes y estadounidenses que han trabajado en este distrito minero, constituye hoy día uno de los patrimonios industriales más importantes de México y han sido integrados al proyecto Ruta de la Plata del Archivo Histórico y Museo de Minería, Asociación Civil (AHMM,A.C.)

Hidalgo y Cornwall, además de contribuir a la economía de México e Inglaterra, han heredado al mundo toda una riqueza cultural e industrial que está haciendo revivir a las comunidades mineras, y ante todo, a esa herencia forjada por el trabajo continuo de mineros mexicanos e ingleses que, poco a poco, empieza a ser revalorada.

[1] Archivo Histórico y Museo de Minería, A.C., TICCIH México, A.C., e ICOMOS Mexicano, A.C.